Blog de Panavisión Tours

Uzbekistán, el corazón de la Ruta de la Seda (IV): Samarcanda

que ver en samarcanda

Oriente y Occidente se abrazan con dulzura en este mar de cúpulas azules que otrora albergara huéspedes de gran entidad, como Alejandro Magno.

Samarcanda resiste al paso del tiempo y a duros reveses, ya hace varias décadas que consiguió salir viva de la ocupación soviética.

Si hablamos acerca de qué ver en Samarcanda, hablamos de la Ruta de Seda. Si los puntos de salida en Occidente eran Roma o Constantinopla, y Xi´an, en China, era el destino, Samarcanda es la ciudad más conocida.

Eje central de miles de kilómetros entre Europa y Asia, un viaje a Uzbekistán no se concibe sin una parada aquí. En nuestra ruta, Samarcanda llega tras haber conocido Tashkent, Khiva y Bukhara.

Prepárate para un nuevo día recorriendo el corazón de la Ruta de la Seda.

    1. Registán
    1. Mezquita de Bibi Khanum
    1. Necrópolis de Shah-i-Zinda
    1. Observatorio Ulugh Beg
    1. Bazar Siob

 

REGISTÁN.

que ver en samarcandaLa plaza del Registán es el estandarte y gran motivo de orgullo de la ciudad, el país y toda Asia central.

Si te plantas en el acceso principal, te verás rodeado por un triunvirato de magníficas madrasas. Cúpulas turquesas, minaretes imponentes, piel de azulejo y unas puertas soberbias te dan la bienvenida. Pocos lugares en el mundo emocionan tanto.

La primera “piedra” del Registán se puso con la madrasa de Ulugh Beg, situada en el flanco siniestro de la plaza. Como Ulugh Beg era un intelectual de la época, esta madrasa reunió en su época a los mejores científicos para estudiar astronomía, ciencia, teología y filosofía.

que ver en samarcanda

Madrasa de Ulugh Beg

Deberías subir al minarete y, después, entrar al patio principal para contemplar las celdas de los estudiantes (ahora convertidas en tiendas de regalos tras eliminarse todo atisbo de religiosidad durante la era soviética).

Si te fijas bien en los detalles, estate atento a la ornamentación y al cromatismo de los azulejos y de las celosías.

A su portal, como al de todas las madrasas, se les denomina pishtak y es uno de los elementos más característicos de la arquitectura islámica persa.

Se encuentra flanqueado por dos alminares decorados con sumo detalle, tanto con motivos pictóricos como con frases caligrafiadas,

En el centro de la plaza se encuentra la madrasa Tilla Kari, de origen posterior a Ulugh Bek y Sher Dor (de la que te hablaré más adelante)  y que, también, ha hecho las funciones de mezquita.

que ver en samarcanda

Madrasa de Tilla Kari

Para muchos, posee el interior más hermoso gracias a su amplio patio y a esa pequeña mezquita con una cúpula dorada.

Su forma alargada, en contraste con las otras dos madrasas, dota a la plaza de una agradable armonía visual.

La tercera madrasa es la de Sher Dor. Dos desafiantes mosaicos de leones lucen en la fachada y te dan la bienvenida.

que ver en samarcanda

Madrasa de Sher Dor

Desafiantes porque este tipo de representación en una madrasa va contra el arte islámico y, en este caso, se hizo una excepción. Otro de los elementos diferenciadores, son dos pequeñas cúpulas que se elevan aportando un plus de simetría a la construcción

El gobernador Yalangtush edificó esta madrasa allá por 1630, aproximadamente, y en ella descansan los restos del santo Imam Muhammad ibn Djafar.

LA MEZQUITA DE BIBI KHANUM.

que ver en samarcandaEl noble y conquistador Tamerlán fue el artífice de esta grandiosa obra cuyas cúpulas se erigen tan altas como sus mayores muros. Sobre todo una, que se alza 40 metros sobre la vertical del suelo y es una de las más elevadas de todo el mundo islámico.

Esta mezquita es una visita imprescindible cuando hablamos de qué ver en Samarcanda y, sin duda, una de las fotos más representativas del corazón de la ruta de la Seda.

que ver en samarcanda

Detalle de la mezquita de Bibi Khanum

La magia que desprende la caligrafía árabe que decora las paredes es uno de los atractivos de Bibi Khanum.

En el medio, un Corán de mármol acompañado por dos columnas, ejemplo de ruinas ilustres.

LA NECRÓPOLIS DE SHAH- I- ZINDA.

que ver en samarcanda

Puede que necesitas pellizcarte para ser consciente de que estás despierto y no soñando porque Shah-i-Zinda es uno de los mausoleos más importantes de toda Asia Central. Por eso, merece la pena dedicarle más tiempo.

Desde que accedes a la necrópolis, todo son mausoleos, mezquitas y madrasas con gran calado artístico e histórico.

Suntuosos palacetes decorados con una mayólica turquesa, cuyas paredes y cúpulas resaltan ese brillo monumental que posee el complejo. Como te voy diciendo cada rincón de Samarcanda es una foto.

que ver en samarcanda

La dinastía timúrida está extensamente representada por familiares que formaron parte de la vida de Tamelán, Ulugh Beg y otras ilustres figuras del Imperio.

Un ejemplo del apogeo del arte timúrida es la Tumba Shad-i-Mulk Aqa, y su excelsa mayólica compuesta por dibujos.

OBSERVATORIO DE ULUGH BEG.

que ver en samarcanda

Ulugh Beg fue un gran estudioso y maestro astrónomo y matemático.

El edificio es una mezcla entre monumento e instrumento destinado a admirar los cuerpos espaciales.

que ver en samarcanda

Observatorio Ulugh Beg

Tres pisos con un acristalamiento circular que suplían la falta de lentes con un sextante para observar la bóveda celeste.

En 2010 se inauguró el museo de Ulugh Bek en un edificio anexo

BAZAR SIOB.

que ver en samarcanda

Pulmón y eje comercial desde tiempos inmemoriales, mantiene viva la tradición pese a haber renovado sus instalaciones. El olor a especias y el costumbrismo que rezuma cada rincón te seducirá en cuanto des una vuelta por este bazar.

Y llegamos al final. Todo esto es lo que tienes que ver en Samarcanda, nuestra cuarta parada uzbeka de la Ruta de la Seda tras Bukhara, Tashkent y Khiva.

Ahora es tu turno, ¿qué te ha parecido este viaje por Uzbekistán y todo lo que hay que ver en Samarcanda? Déjanos tu opinión aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *