Blog de Panavisión Tours

Uzbekistán, el corazón de la Ruta de la Seda (III): Bukhara

Bukhara o Bujará es una de las ciudades más conocidas de Uzbekistán y etapa clave en la Ruta de la Seda.

Aunque su belleza no esté tan mediatizada como la de Samarkanda, es uno de los rincones más hermosos de esta aventura y no tiene nada que envidiarle.

Bukhara es el centro neurálgico del Islam en Asia central y una de las bases del mundo musulmán.

que ver en bukhara

Iniciamos la tercera jornada de nuestro viaje por Uzbekistán y la Ruta de la Seda. Acompáñanos para descubrir todo lo que hay que ver en Bukhara.

    1. complejo Poi Kalon
    1. Lyab-i-Hauz
    1. Conjunto de Nodir Divan Begi
    1. Madrasa Abdulaziz Khan
    1. Madrasa de Kukeldash
    1. Madrasa de Ulugbek
    1. Fortaleza Ark
    1. mausoleo Chashma-Ayub
    1. Mausoleo de los de los Sámanidas
    1. Madrasa Chor-Minor
    1. Mezquita Bolo-Hauz

 

COMPLEJO POI KALON.

que ver en bukhara

Poi Kalon

El verdadero corazón de la ciudad es el complejo Poi Kalon, que reúne tres grandes monumentos: la mezquita Kalon, el minarete Kalon y la madrasa Mir-i-Arab. Un tridente que rezuma historia y constituye un decorado asombroso, lleno de magia.

El minarete Kalon, levantado en el Siglo XII, era el faro de la Ruta de la Seda gracias a sus 48 metros de altura.

Durante muchos años fue el mayor minarete de la cultura musulmana y siempre ha llamado la atención por el extraordinario trabajo que los artesanos hicieron con el barro cocido. Catorce bandas circulares con ornamentos distintos y variadas figuras geométricas componen el relieve enladrillado.

La madrasa Mir-i-Arab, del siglo XVI, es uno de los centros de enseñanza del Islam por autonomasia y la guinda de un conjunto arquitectónico singular que colocaba a Poi Kalon como uno de los grandes tesoros de la cultura mundial.

Madrasa Miri Arab

La madrasa Mir-i-Arab, del siglo XVI, es uno de los centros de enseñanza del Islam por autonomasia y la guinda de un conjunto arquitectónico singular que colocaba a Poi Kalon como uno de los grandes tesoros de la cultura mundial.

La mezquita Kalon es la segunda más grande todo Asia Central, siendo superada únicamente por Bibi Khanum (Samarkanda). Aunque su origen data del año 795 después de Cristo, fue destruida por el ejército de Gengis Khan y su estructura se reconstruyó en el siglo XVI.

En su interior aguardan más de 200 columnas conformando un rectángulo cuyo techo luce 288 bóvedas de pequeño tamaño, un patio para la oración al aire libre con un jardín y una fuente.

LYAB-I-HAUZ.

que ver en bukhara

Lyabi Hauz

Para muchos, es el rincón de Bukhara con más vida. Ya desde sus inicios, la gente se reunía junto a su estanque (que es exactamente lo que significa Lyab-i-Hauz).

Este fue uno de los pocos que no se secó durante la época soviética, ya que los estanques eran un problema sanitario por el cultivo de enfermedades que suponían.

Ubicado en el sureste del shakhristán (zona de la ciudad dentro de las murallas pero fuera de la ciudadela), es una zona de descanso maravillosa por la serenidad que destila su entorno.

Alrededor del estanque se agrupan tres monumentos de inmenso valor histórico: la madrasa y el khanako de Nadir Divan Begi y la madrasa de Kukeldash.

Su cercanía con la calle comercial de Bukhara supuso que, durante mucho tiempo, Lyab-i-Hauz fuera utilizada por los mercaderes para su actividad diaria.

CONJUNTO DE NODIR DIVAN BEGI.

que ver en bukhara

Conjunto de Nodir Divan Begi

Obra del visir Nodir Divan Begi, la madrasa es parte del Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Cuenta la historia que estaba proyectada como caravasar pero que Imamkuli-khan, gobernador en ese momento, la inauguró como madrasa.

Esto supuso que el edificio hubiera que reformarlo, añandiendo nuevas estructuras: el portal (decorado con mosaicos de seres vivos), las torres en las esquinas, las terrazas y un piso como residencia de los estudiantes.

Frente a la madrasa puedes ver el khanako. Se levantó después y fue una obra compleja, de decoración conservadora, cuya sala grande fue el centro de la vida cultural y religiosa de Bukhara por su excelente acústica.

MADRASA DE ABDULAZIZ KHAN.

Nodir Divan Begi

Madrasa Abdul Aziz Khan

Construida en 1652, la madrasa Abdulaziz Khan es una de las joyas arquitectónicas y un parada obligatoria cuando hablamos de lo que hay que ver en Bukhara.

Destaca por su enorme tamaño y su ostentosa decoración. Ya el portal llama la atención por su altura y su variada ornamentación policromada, con un arco de esplendidos mocárabes.

En su interior nos encontramos con versos de famosos poetas ilustrando las paredes de la madrasa.

Y con todas las técnicas posibles de la época. El mosaico de ladrillos y azulejos, la pintura al temple, la pintura sobre yeso o el tallado de scayola.

Como detalle curioso, resaltar que la obra de la madrasa de Abdulaziz Khan quedó incompleta. El lado derecho del patio y el izquierdo de la fachada carecen de ornamento porque hubo un golpe de estado y nadie finalizó la construcción del edificio.

MADRASA DE KUKELDASH.

que ver en bukhara

Madrasa de Kukeldash

Otro de los monumentos más conocidos de Bukhara es la madrasa de Kukeldash, una de las más grandes de Asia Central (y por tanto, la mayor de Bukhara).

Levantada entre 1568 y 1569 junto al complejo Lyab-i-Hauz, su nombre proviene del emir Kulbaba que la financió. Éste recibió el título de Kukeldash y, posteriormente, se llamó así a la madrasa en su memoria.

Una de sus singularidades es la ausencia de muros ciegos, algo habitual en las madrasas de la época. Otra es que no usaron ni pegamento ni clavos en la marquetería de la entrada principal.

Tras lograr sobrevivir a un terremoto y distintas adversidades, la última reforma de la madrasa está proyectada hasta 2020, cuando finalizarán las obras.

MADRASA DE ULUGBEK.

que ver en bukhara

Madrasa de Ulugbek

Ulugbek, nieto de Amir Temir, impulsó la construcción de esta madrasa para convertir la conservadora Bukhara, no sólo en la capital musulmana de Asia central, sino también en el centro educativo de toda la zona.

En la madrasa de Ulugbek llaman la atención las formas, en perfecto equilibrio y armonía, aunando sencillez ornamental y grandeza.

Ulugbek era un astrónomo de renombre y, por ello, predominan los motivos astrales en la decoración de la madrasa.

En ella, los jóvenes alumnos estudiaban astronomía, religión, lengua árabe y matemáticas.

LA FORTALEZA ARK.

que ver en bukhara

Fortaleza Ark

Fundada en los siglos III- IV adC, la fortaleza Ark ha sufrido varias reconstrucciones (Gengis Khan fue uno de los que la asaltó y destruyó).

Este enorme conjunto arqueológico se encuentra sobre una colina artificial de hasta 20 metros de alto.

Cuenta la leyenda que la fortaleza se construyó sobre siete pilares ordenados de la misma manera que las estrellas en la Osa Mayor. Y que esta organización fue la única que permitió levantarla, pues sus murallas se derrumbaban constantemente.

En la actualidad es uno de los museos más importantes de Bukhara.

MAUSOLEO CHASHMA-AYUB.

que ver en bukhara

Mausoleo Chashma-Ayub

En el mismo corazón de Bukhara, junto a las ruinas de la muralla de la antigua ciudad, puedes admirar uno de sus mayores tesoros arquitéctonicos y religiosos, el mausoleo Chashma-Ayub y su fuente sagrada.

Su singular forma de prisma alargado y la asimetría de sus cúpulas le otorgan un magnético encanto a esta construcción del siglo XII.

A día de hoy, en el mausoleo Chashma-Ayub se ubica el Museo del Agua y la Exposición de alfombras.

MAUSOLEO DE LOS SAMÁNIDAS.

que ver en bukhara

Mausoleo de los Sámanidas

En el Parque de los Sámanidas, muy cerca del mausoleo Chashma-Ayub del que te estaba hablando, Ismail Samaní levantó un impresionante mausoleo. En principio destinado para su padre, terminó cumpliendo la labor de sepulcro familiar.

Su belleza sólo es eclipsada por su condición de monumento arquitectónico islámico más antiguo de toda Asia Central.

Como rasgo original, tengo que decirte que es el primer mausoleo cubierto del Islam.

De forma rectangular y con una sobria columna en cada esquina, el mausoleo está coronado por una cúpula que, a su vez, contiene cuatro pequeñas cúpulas.

La decoración fina de las paredes, que combina ladrillo vertical y horizontal, genera una distorsión visual a lo largo del día que merece la pena observar con detenimiento.

MADRASA CHOR-MINOR.

que ver en bukhara

Madrasa Chor Minor

Con cuatro minaretes distintos y con decoración única para indicar los cuatro puntos cardinales, la madrasa Chor-Minor brilla con luz propia por su grandeza y su esbelta silueta.

La figura detrás de su creación fue un rico comerciante turcomano, Califa Niyazkul Bey, que se encargó de que la madrasa.

Por desgracia, el complejo no se ha conservado por entero, quedando sólo una parte de la entrada y cuatro minaretes.

MEZQUITA BOLO- HAUZ.

que ver en bukhara

Mezquita Bolo Hauz

La mezquita Bolo-Hauz se encuentra al otro lado de la fortaleza Ark. Es un lugar apacible y sosegado, idel para la oración.

Y llegamos al final. Todo esto es lo que tienes que ver en Bukhara, nuestra tercera parada uzbeka de la Ruta de la Seda tras Tashkent y Khiva. Una de las ciudades más ricas en lo que ha patrimonio cultural se refiere.

Ahora es tu turno, ¿qué te ha parecido este viaje por Uzbekistán y todo lo que hay que ver en Bukhara? Déjanos tu opinión aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *