Blog de Panavisión Tours

10 lugares que ver en Japón

Acompáñanos en este recorrido por los lugares más interesantes que ver en Japón y te descubrirán su fascinante cultura

Japón es uno de los destinos más codiciados por los viajeros españoles, atraídos por su aura de exotismo y fascinantes tradiciones. Cuando viajamos a Japón podemos encontrarnos con la tierra de los samuráis y las geishas, pero también con las vibrantes ciudades plagadas de carteles de neón.

Te recomendamos 10 lugares que ver en Japón y que te  permitirán conocer a fondo este país.

Santuario Meiji

Puerta torii del Santuario Meiji

El Santuario Meiji es el lugar perfecto para conocer la religión sintoista de Japón.

El Santuario Meiji de Tokio es el lugar perfecto para acercarse al sintoísmo, la religión propia de Japón, que muy a menudo se mezcla con el budismo. Por ello, es uno de los templos más interesantes que puedes ver en todo el mundo. Este santuario está consagrado al espíritu del Emperador Meiji, que gobernó en el país del Sol Naciente desde mediados del siglo XIX e impulsó la llamada Restauración Meiji, un periodo crucial de la historia nipona en la que se acabó con el periodo Edo, -la época de los samurais-, y metió de lleno al país en la era industrial.

En este santuario podrás sentir por ti mismo alguno de los elementos más propios del sintoísmo, como las famosas puertas torii de madera, que marcan la entrada a los recintos religiosos; las campanas que se hacen sonar en año nuevo, que son en realidad una tradición budista; o las ofrendas que depositan los fieles, por ejemplo, jarras de sake.

El Santuario Meiji se encuentra en el corazón de Tokio, en uno de los parques en los que el emperador y su esposa –también adorada en este santuario-, solían pasear en sus ratos libres. Te sorprenderá encontrar este remanso de paz y espiritualidad en la bulliciosa capital japonesa.

Templo Todaiji de Nara

Templo madera Nara

El Templo Todaiji de Nara es el edificio de madera más grande del mundo.

El Templo Todaiji de Nara es una de los lugares imprescindibles que ver en Japón. Se trata, no solo de uno de los templos más importantes del país, también del edificio de madera más grande del mundo -56x50x50 metros-. Este templo budista, construido en torno al año 745, ha sufrido graves incendios a lo largo de los siglos que obligaron a varias reconstrucciones. Se cree que en su época más gloriosa pudo llegar a ser tres veces más grande de lo que es ahora.

En su interior alberga la estatua de Buda más grande de Japón, una colosal escultura de 15 metros de altura hecha de bronce. Según una leyenda, en su fabricación donaron piezas de bronce más de dos millones de personas, lo que supondría la mitad de la población de Japón por aquel entonces.

Además de este formidable templo que asombra por sus cifras, en Nara no puedes perderte alguno de los otros templos que forman el complejo y que antiguamente fue la capital de Japón; o el parque en el que corren libremente los ciervos, animales sagrados en este santuario.

Monte Fuji

Panorámica del Fuji

El Monte Fuji es una de las inspiraciones más importante para el arte japonés.

El Monte Fuji es una de las grandes maravillas de Asia, una enorme montaña que, no solo tiene una belleza paisajística indudable, también alimenta el alma de los poetas y artistas nipones, que tienen en esta montaña una importante musa.

Numerosos poemas y pinturas de los más importantes artistas japoneses inmortalizan la silueta del Monte Fuji. Entre los más importantes se encuentra La Gran Ola de Kanagawa de Katsushika Hokusai, una estampa que se ha convertido en una de las obras de arte japonesa más conocidas fuera de sus fronteras.

El caracolillo sube
lento, muy lento
el monte Fuji

Poema Haiku de Issa Kobayashi

Para contemplar el Monte Fuji, lo mejor es acercarse hasta la volcánica zona de Hakone, a escasos kilómetros de la montaña que permite disfrutar de una preciosa vista de la montaña más importante de Japón.

Shibuya

Shibuya es el barrio más concurrido de Tokio, donde los carteles y el neón lo iluminan todo.

Shibuya es el barrio más concurrido de Tokio, donde los carteles y el neón lo iluminan todo.

Shibuya es el lugar más concurrido de Tokio, un barrio comercial repleto de tiendas de todo tipo en el que los carteles de neón convierten la noche en día. Shibuya es el lugar perfecto para acercarse a la faceta más moderna de Japón.

Lo más conocido de este distrito es el cruce Scramble Kousaten, o cruce de Shibuya, el más concurrido del mundo, iluminado permanentemente con anuncios y abarrotado de gente que espera a que los semáforos se pongan en verde.

Justo entre este cruce y la estación de tren Shibuya, se encuentra una estatua de bronce que recuerda a Hachiko, el perro que cada día recibía a su amo en la estación después del trabajo y cuando este murió, pasó 9 años en este mismo lugar, esperando el regreso de su dueño. Hoy día, esta estatua es uno de los puntos de reunión más populares de Tokio.

En el barrio de Shibuya abundan las tiendas de moda. De hecho, no será extraño que te encuentres con jóvenes japonesas que acuden a esta zona comercial a comprar la última tendencia.

El Barrio de Gion

Geisha en Gion

El Barrio Gion, en Kioto, es conocido por su vinculación con las geishas.

El Barrio de Gion es uno de los lugares más especiales que ver en Japón por su aspecto y esencia tradicional. Este distrito de la ciudad de Kioto alberga aún las casas de madera tradicionales que, en muchos casos, se han transformado en restaurantes o bares.

La fama del barrio de Gion es debida a su vinculación con las geishas, que solían habitar en las casas de la zona. Aunque hoy en día aun podrás encontrar alguna, lo cierto es que es un oficio en retroceso y no hay tantas como antaño en estas calles.

Aun así, la visita al barrio de Gion es muy interesante porque podrás palpar la esencia tradicional de la ciudad de Kyoto y remontarte al periodo Edo, en el que la capital oficial del país era esta ciudad -aunque de facto, el centro de poder era Tokio-.

Hiroshima

El cenotafio de las víctimas de la Bomba Atómica y la Cúpula Genbaku de fondo, dos de los monumentos más conocidos de Hiroshima.

El cenotafio de las víctimas de la Bomba Atómica y la Cúpula Genbaku de fondo, dos de los monumentos más conocidos de Hiroshima.

La ciudad de Hiroshima, tristemente famosa por la bomba atómica que la desoló el 6 de agosto de 1945, es hoy un conmovedor museo a favor de la Paz. Prueba de ello es el Parque Memorial de la Paz, uno de los lugares más impresionantes de la ciudad. Hasta el bombardeo atómico era el centro comercial de la ciudad, pero tras la destrucción decidió conservarse como un parque que recordase la crueldad de la guerra.

La Cúpula Genbaku, en este parque, es el único edificio que sobrevivió a la bomba atómica y se ha convertido es todo un símbolo de Hiroshima y todo Japón. También es recomendable visitar el Cenotafio de las Víctimas, donde puede leerse una conmovedora inscripción: “Descansad en paz, pues el error nunca se repetirá”.

El Museo de la Paz, destinado a mostrar  los horrores de la bomba atómica es otra de las visitas imprescindibles, como la Llama de la Paz, un fuego que arde incansablemente y que solo se apagará el día que desaparezcan todas las armas nucleares.

Castillo de Osaka

Castillo Osaka

El Castillo de Osaka, rodeado de cerezos, es uno de los mejores ejemplos de arquitectura militar japonesa.

El Castillo de Osaka es una de las fortalezas japonesas más importantes y uno de los castillos más atractivos del mundo. Por ende, es uno de los lugares más interesantes que ver en Japón.

Construido en madera y piedra, adornado con oro y plata, es la muestra perfecta de la arquitectura militar de Japón durante el periodo Edo. Hoy día, aunque el castillo es una reconstrucción del original, se han conservado la esencia y parte de los adornos del mismo, que se exponen en el interior de la torre principal.

Además, también merece la pena pasear por el parque que rodea el castillo, repleto de sakuras, los cerezos japoneses que al llegar su época de floración, tiñen todo de un encantador color rosa. Es tradicional que las familias se reúnan para celebrar el Hanami, el festival de los cerezos, haciendo picnics bajo las hojas rosadas.

Ruta Nakasendo

Tsumago

La Ruta Nakasendo te permitirá disfrutar de pueblecitos tradicionales del periodo Edo.

La Ruta Nakasendo es una de las excursiones más interesantes que se pueden hacer en Japón. Se trata de una antigua ruta comercial que unía Tokio y Kyoto durante el periodo Edo. A lo largo de los años se fueron creando postas para el descanso de los viajeros que acabaron formando pueblos y ciudades.

Lo más típico cuando se visita la Ruta Nakasendo es ir a Tsumago, una ciudad que aún conserva los edificios de la época –se considera de hecho, la mejor conservada del país-. Seguro que disfrutas de las posadas de madera o las cabañas donde los viajeros celebraban la ceremonia del té, hoy día convertidas en pequeños museos.

Otra de las ciudades más conocidas de la Ruta Nakasendo es Magome, a apenas 8 kilómetros de Tsumago, por lo que muchos viajeros prefieren ir andando de una ciudad a otra, disfrutando del paisaje y del mismo camino que recorrían campesinos, viajeros y samuráis hace siglos. Al igual que en Tsumago, muchos de los edificios de la ciudad son museos que recuerdan la historia de las posadas y postas de la Ruta Nakasendo.

Templo del Pabellón de Oro de Kioto

El Pabellón Dorado es uno de los monumentos más visitados de Kioto.

El Pabellón Dorado es uno de los monumentos más visitados de Kioto.

El Templo del Pabellón de Oro de Kioto es, probablemente, el monumento más conocido de la antigua capital imperial de Japón. Cuando lo contemples, no tendrás duda del porqué.

El Kinkakuji, su nombre en japonés, está situado en medio de un bosque y a los pies de un estanque, prueba palpable del bello sentido paisajístico de la cultura japonesa. Pero lo que más te sorprenderá son los paneles cubiertos de pan de oro que le otorgan el color tan característico y su nombre.

Hoy día, este pabellón es un shariden, un lugar sagrado en el que se custodian las reliquias de Buda. Aunque la visita al interior del edificio no está permitida, contemplar el edificio y el bello paisaje que le rodea es razón más que suficiente para descubrir este monumento. Además, tampoco puedes perderte otros monumentos históricos de Kioto, como Ginkakaju, el Pabellón de Plata o el Templo Kiyomizu, con una espectacular balconada.

Sirakawago

Aldea Shirakawago

La aldea tradicional de Shirakawago, con sus casitas típicas, es una de las estampas más pintorescas de Japón.

Las aldeas de Sirakawago y Gokayama son dos de los lugares más pintorescos que ver en Japón. Se trata de dos pueblecitos perdidos en un precioso valle cubierto de terrazas de arroz que han conservado la esencia rural y humilde de la vida campesina en Japón.

Su elemento más característico son las casas de estilo Gassho-zukuri –que significa construcción con las palmas de las manos juntas-, llamadas así por sus tejados muy inclinados que recuerdan la posición de las manos cuando se reza. Estos tejados se diseñaban de esta manera para que la nieve se deslizase sobre ellos.

En estas casas solían vivir varias generaciones de la misma familia en los distintos pisos, salvo en el último, que solía estar dedicado a la cría de los gusanos de seda. Internándote en estas casitas podrás sentir la esencia rural de Japón.

Hoy en día, estas casitas típicas son una visita obligada de Japón. Muchas de ellas son museos, restaurantes e incluso hoteles minshuku –una especie de hostales- en los que podrás pasar noche para saborear la gastronomía tradicional e incluso disfrutar de un baño típico japonés.

3 comentarios en “10 lugares que ver en Japón

  1. Pingback: Maravillas de Asia | Blog de Panavisión Tours

  2. Pingback: Los mejores castillos del mundo para visitar | Blog de Panavisión Tours

  3. Pingback: Vacaciones en septiembre: los destinos más exóticos | Blog de Panavisión Tours

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *